Hoy he vuelto a sentir de cerca uno de los temas que más me hace guerrear. Lo siento, pero es así.

Se han oído voces hasta la saciedad contra los bancos, esos especuladores de nuestro dinero: “esos aprovechados de la situación inmobiliaria“. Se han oído voces contra la misma especulación inmobiliaria, diciendo que “los alquileres estaban por las nubes y las casas también“.

Yo misma, economista, he defendido que la Ley de la oferta y la demanda es libre y fija los precios, pero ojo, que aquí estamos en desventaja, y es que muchas veces quien vende, no necesita vender (alguna vez si, o eso dice), pero quién compra, o alquila, necesita básicamente, un techo. Así de simple. Y por desgracia, techos es una cosa que vienen necesitándose todos los días

¿Qué pensaríais si los productores de leche empezasen a subir precios al límite en que la leche fuese un lujo? ¿Y si lo hicieran los panaderos? Porque hacer el pan vale lo que vale,… subir precios sólo incrementaría margen, ¿por qué no hacerlo y aprovechar la situación? Si es algo que todo el mundo compra… Y así todos aquellos productores de bienes de demanda inelástica (para no economistas: son aquellos que su demanda varía muy poco proporcionalmente ante variaciones en el precio, porque su consumo es bastante “rígido”, ejemplo: combustibles y/u otros bienes de primera necesidad)

Y ahora meto el dedo en la llaga: desgraciadamente muchos de mis allegados están en desempleo, y evidentemente hago lo posible por hacerles llegar todo lo que pueda encontrar que sea de utilidad para ellos. Hoy me he encontrado con uno de esos casos: una oferta en la que pedían a un titulado superior, con experiencia y especializado, por un sueldo de vergüenza. Y señores, discúlpenme, pero la que siente vergüenza soy yo porque apenas ni me atrevía a enviarle esa oferta a quién la necesitaba, cuando los que realmente deberían sentir vergüenza son ellos al publicarla.

Está bien que haya mucha oferta y que sea un buen momento para disponer en el mercado de los mejores profesionales buscando empleo (desgraciadamente), pero de ahí a pagarles una miseria, creo que va un largo recorrido.

Espero que ninguna de esos empleadores diga que lo primero en su empresa son las personas, porque se está aprovechando de las situaciones individuales y de necesidad de los que buscan empleo. Ya que si espera reclutar a los mejores profesionales con esos sueldos para mantenerlos a largo plazo, siento decirle que le dirán adiós tan pronto alguien les ofrezca lo que valen, porque usted no les ha ofrecido un puesto de trabajo, ni ellos se sentirán parte de su empresa, simplemente comen de usted, y así se acaba la relación.

… Y no lo duden, ese momento llegará.

Anuncios