Acaba de terminar la Navidad, acaba de pasar el día de Reyes, y a tí, qué te han traído? Acertaron?…

Todos hemos pasado los últimos días con más o menos estrés aquello del “¿qué pido?”, “¿qué regalo?” siendo para algunos una auténtica tortura… pero la verdad es que cada día creo que tenderemos más a lo siguiente…

Habrá nuevas redes comerciales afianzadas de compras sociales donde no se acceda a una tienda, sino a un Centro Comercial virtual y social

– esos “me gusta” o “+1” establezcan productos populares, independientemente de la tienda o fabricante, democratizando en parte los productos, compitiendo todos con todos.

– crecen las posibilidades de que esos “me gusta” se traduzcan en compras grupales para conseguir descuentos por volumen.

– habrá una fácil conectividad con wishlists (¿os acordais de Wishlistr?) y el pago y envío de productos será fácil y no requerirá de direcciones, tal y como hace Amazon desde que yo me acuerdo, aunque habrá sistemas de inteligencia artificial que nos conducirán a descubrir el regalo perfecto igualmente.

– habrá suscripciones personales por tienda, marca, producto, tipo, etc, pudiendo crear alertas de lanzamiento de catálogos, de bajadas de precios, de llegada de nuevos productos similares a una definición dada, o por ejemplo de otros que combinen con los que ya tenemos… con múltiples posibilidades de configuración. Twitter y FB serán sólo complementarios, pero no los canales principales para comunicaciones comerciales (pienso realmente que “la red comercial” está todavía por inventar (o calar?))

combinar ropa o complementos será más fácil mediante selecciones de modelo, color, tipo, estampado, materiales…

– por supuesto será fácil compartir vía mensajería instantánea (IM) para obtener un visto bueno inmediato, e incluso confirmar compras por parte de una tercera persona ante varias alternativas, no necesitando que eso se haga en el mismo horizonte temporal y físico.

– tendremos todavía tiendas físicas, y si estamos suscritos a las mismas, gracias a la geolocalización nos alertará el móvil (o el reloj?) al pasar por la puerta recordándonos que tenemos disponibles determinados productos por los que nos hemos podido sentir interesados o bien el sistema opina que nos podemos sentir interesados por compras previas.

podremos compartir las compras realizadas en esa red con nuestros amigos en un “mira lo que me he comprado” (que no se engañe nadie, eso YA lo hacemos! tal y como hacemos un check-in en Foursquare y está socialmente aceptado)

– los catálogos serán navegables, interactivos y se podrá comprar fácilmente a través de ellos, pudiendo combinar prendas de las colecciones como si de muñecas de pestañas de papel se tratara.

– cuando hagamos compras se nos ofrecerán automáticamente complementos, como ya se viene haciendo: compras una tablet? Qué tal una funda? auriculares?…

tendremos opiniones de expertos relacionadas con los productos a los que (nunca se sabe) quizá podamos hacerle preguntas o plantearle dudas. De certeza tendremos asesores técnicos online 24 h, aunque todo apunta a que no serán humanos.

– y mucho más… nadie lo duda : )

Anuncios